Temperaturas

Temperatura marina

miércoles, 24 de abril de 2019

Camelle-Camariñas, 22 jul 2018

Tenía dos travesías pendientes de publicar; una, la que en esta entrada mostraré, con un nutrido grupo de compañeros desde Camelle - famoso pueblo donde Man, el alemán, dejó sus esculturas- a Camariñas.
La segunda será en la próxima entrada, donde junto con José Luis, con base en el lugar ya conocido por mí, Quilmás, visitamos los alrededores más atractivos.

 Preparando el material en Camelle.



Y descargando ... líquidos.

Mejor aquí y no en medio del mar :)


Ya en el agua, colocándose en posición para la salida.



Arou lo dejamos a babor y trazamos lo más recto posible, no nos metimos en ensenadas y tal. Ahora veo, comprobando el mapa, que pasamos sin reparar en una isla con tan llamativo nombre, en gallego illa do Cu Cagado ( Culo Cagado en castellano). No sé si fue mejor así, no acercarse, por curiosidad de donde le pueda venir el nombre, no fuera a ser que al hacerlo su nombre nos influyera. ;)

Así que la primera punta que doblamos, Lobeiras, nos dejó una bonita vista de la playa con su mismo nombre.


Seguimos bordeando entre puntas y rocas aisladas tan típicas de esta costa.





Así hasta doblar el cabo Veo, ahora tenemos la ensenada del Trece a la vista y buscamos la cala más protegida - pues había cierto mar de fondo - que resulta ser la más al este, por donde llegamos.

Hay vídeo del desembarco, y otros tramos, pero tengo que editarlo todavía. :)

Aquí comemos.


Y aquí la última foto, aunque quedaba otro tanto de travesía.


Sucedió que, mientras estaba colocando o cogiendo algo, con la pala apoyada en cubierta, en nada me desequilibré... vuelco y consiguiente rescate. Los compañeros lo que querían saber era si estaba grabando toda la maniobra :), pues llevaba la cámara en el casco.
Eso fue en medio, más o menos, del recto que hicimos entre la Punta do Boi, tras dejar la ensenada donde comimos, y el célebre Cabo Vilán.

Luego, me noté inseguro, notaba el kayak más inestable, lo achaqué al agua que dejé sin achicar, aunque achicamos bastante. También se notaba algo más el viento en este tramo. Total, hasta doblar Vilán, donde ya calmó, no me preocupé de sacar fotos.

Lo que no me explico, porque estoy en que algunas hice tras pasar Vilán y toda la costa hasta Camariñas mismo, es por qué no tengo más subidas. 👀

Queda pendiente la subida del vídeo, quizá haya alguna sorpresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario