Temperaturas

Temperatura marina

lunes, 12 de octubre de 2015

Entre Miño y Perbes, como un niño sin deberes.



Este tramo de costa, con relativa poca distancia, da para disfrutar de cosas variadas, sobre todo si hay suficiente ola como para surfear, como fue el caso.




Tras dejar las olas de O Pedrido puedes colarte por un pasillo,
Hacia la punta donde está el pasillo.

entre el puerto de Miño y la playa Grande tienes esto.

video



Al pasar esa playa tenemos la desembocadura del río Baxoi. Como subía la marea el agua entra hacia el río, algo que puede asombrar a quien no esté acostumbrado a las mareas.


Dejamos la ensenada de Bañobre dirigiéndonos hacia la punta Redonda.

Y tras un tramo de costa rocosa llegamos a la playa de Perbes,
Puerto de Perbes




para desembarcar en su esquina norte, donde está el puertecito.

 Desde allí veremos, a tiro de cañón, la isla del Carbón, más que isla ... diría islote ;)

Y la vista hacia la boca de esta ría, tapada en parte por la punta de San Pedro, que hace el abrigo necesario  para crear este pequeño puerto.

Mientras me acercaba a la isla anterior, me topé con esto, que llama la atención si no sabes lo que es. No se mueve, ni parece nada vivo, como mucho un trozo de algún tipo de alga. Pues nada de eso, así se reproducen los tiburones o las rayas. Son sus huevos, por así decirlo.

martes, 23 de junio de 2015

Vistas entre O Bispón y S.Felipe

 Al rico mejillón.

Punta O Bispón.
Al fondo el castillo de S. Felipe, fin del paseo en esta salida.

 Antiguo muro y edificio junto a O Bispón. Zona militar.

 Sí, ahí atrás quedaba el Cantabria, lo han cambiado de sitio.


Al alcanzar esa punta el viento se dejaba notar, ahí puedes ver lo que empuja.
video





Las casas se van repartiendo a lo largo de este tramo de costa hasta el núcleo en sí de S.Felipe.

Al otro lado, el castillo de A Palma.

Panorámica desde el castillo de S. Felipe.
El recorrido en esta salida fue toda la orilla izquierda, bordeando pegado a la costa, que ahí se ve.

Al volver ese barco creó el siguiente tren de olas.

video


viernes, 12 de junio de 2015

Hacia Mugardos y hasta A Palma

El Cantabria (A15) tiene su base en A Graña, así que no es extraño verlo tantas veces en el mismo sitio.

Habiendo embarcado en este puerto frente a Ferrol, me dirigí hacia ...

... Mugardos.

Costeando hacia la ensenada de O Baño, se pasa por ...

 ... la playa mugardesa, llamada Bestarruza.

Con su antiguo edificio abandonado y semiderruido, y esa especie de mojón en medio del agua.
Todavía ignoro qué pudo haber aquí, pero algo me dice que, edificio y mojón, tienen relación (incluso sin rima)

Sigo subiendo por la ensenada, desde donde diviso ...
 ...las casas de O Esteiro.

Si no encuentras el canal te puedes ver así.

Viendo la profundidad: -¿Floto o no?- He ahí la cuestión ;)

Finalmente encuentro el canal y puedo llegar a la misma ...
 ... desembocadura del río, arroyo más bien, "do Baño".

Continúo bordeando la orilla, ahora hacia fuera de la ensenada, pasando por ...
... A Redonda de Abaixo.

Viendo cosas curiosas.
Éste seguro que no flota, al menos completamente.

Finalmente alcanzo a ver ambos castillos en el estrecho de la ría.
En la orilla opuesta el de San Felipe ...

  ... y en ésta, A Palma. Último uso conocido, encarcelamiento de Tejero.
Si, el del 23F de 1981.

Solo queda regresar al inicio, y fin, de esta salida.
A Graña.

miércoles, 15 de abril de 2015

Jolín con el abuelete

Magnífica película de Bill Mason.


Nacido en 1929, se le puede considerar el padre del canotaje moderno, desarrolló y mejoró maniobras esenciales, sobre todo destinadas a las aguas bravas.

Waterwalker es su último trabajo, en 1984. Dos años después el cáncer se lo lleva.

lunes, 9 de marzo de 2015

Ares-P. Avarenta: Rascando el casco x3

La mole rocosa de Miranda la hace destacar enormemente ...

...incluso a cierta distancia (2,7 km) destaca cual un faro.

Tras salir de Ares y al llegar a la zona de Miranda, como en ese momento prácticamente era la marea baja me vi obligado a rodearla por fuera, ya que en esas condiciones más que isla podríamos decir que es península.

El trazado de la ruta despeja bastante el asunto.

Al ver el panorama en este punto (mar de fondo 2-3 m) ya me di cuenta que sería arriesgado doblar Coitelada, más cuando uno va solo.
Así que me lo tomé con más tranquilidad y, llegar a Chanteiro, quedaría para otro día. Llegaría hasta donde me sintiera tranquilo.


Como desembarcar en la playa de A Barrosa lo vi difícil y había calculado para tomar un tentempié allí, además de, posiblemente, vaciar la vejiga ...


... mi próximo destino era una cala, rocosa, donde otras veces he desembarcado sin mayores problemas. Claro que en esas ocasiones había menor oleaje y la altura de la marea también influye en la facilidad para desembarcar.

El saliente posterior forma la punta de Insuela, donde hay un castro ( esto indican los mapas ).

Observé un rato la serie de olas y noté que era bastante arriesgado tomar tierra ahí, ya que rompían las olas con mucha frecuencia.

Por lo tanto seguí paleando y ahora me fijaba en cualquier punto donde viera posibilidad de bajarme.


 Aquí fue finalmente.

 Si no estoy muy desorientado y a juzgar por esta foto, debe ser la desembocadura del "río" de Guille.

De paso hice un amigo que estaba en un charco, aunque ni se inmutó con mi presencia :) Bueno ... seguramente por haberme visto estaba él tan quieto.

Aquí viene el primer rascón al casco del kayak, aunque no fue mucho ya que en parte flotaba, pero arañazo al fin y al cabo ... que siempre le duele a uno :(
Me tuve que montar en él, estando el kayak equilibrado en un punto a la espera del oleaje, para echarme al agua.


Llego a O Figueirido, con sus casetas típicas. Vieron tiempos mejores, desde luego.

Y alcanzo finalmente las cercanías de la punta Avarenta. Donde decido dar vuelta viendo que el oleaje se impone. Esos dos palos, ni idea de su origen, quizá restos de alguna batea (no son troncos sin más, sino que fueron tablones -bien grandes- en su día, con sección rectangular) y ahí están de alguna manera sujetos al fondo pero en la superficie se mueven con el oleaje.
Lo peligroso es según cuadre la altura de la marea, en ese momento eran bien visibles, pero con marea algo más alta podría uno llegar a ellos sin verlos antes y en determinado momento al paso de una ola verse entre unos tremendos palos abanicándose a punto de golpearte. Da miedo sólo pensarlo :)

La vuelta fue más directa, pasando entre las bateas de este tramo de costa.

Cuando llego de nuevo a la zona de Miranda, ahora hay agua suficiente para pasar por dentro (el istmo está sumergido ... pero no mucho, sabiendo lo que sigue), y es lo que hago.
Aquí viene la segunda rascada.
Tampoco fue mucho porque realmente quedé encallado en una roca que sobresalía más de la cuenta y no la pude ver antes para corregir el rumbo, o sea, de repente me vi encima de una roca que me frenaba completamente. Tuve que esperar a que vinieran las olas más altas de la serie para así lograr que el kayak flotase y seguir avanzando.
Esto me colocó en una situación "adrenalítica", claro. Poco fondo, zona rocosa muy desigual y al alcance de rompiente ... vaya panorama :)
Por suerte logré imponerme a una ola rota que me dio de lleno, menos mal que estaba bastante aproado a ella. Y con un paleo potente salí del sitio lo más pronto posible evitando que me cogiera la segunda ola que venía.

PUM PUM, PUM PUM ... me hacía el corazón una vez en zona segura.
La adrenalina nos excita, no hay duda :)

Para tranquilizarme y a modo de recompensa por la batalla recién ganada seguí la orilla, ahora bien tranquila, observando la posibilidad para desembarcar de nuevo, ya en hora de comer.

Una playa bien bonita, no hay duda. Diría que el nombre es Estacas, pues así se llama el lugar más cercano.

Pero justo al desembarcar, feliz surfeando una ola bien bonita y viendo toda una playa de fina arena para tomar tierra ... llega el tercer rascón al casco, y éste fue el más doloroso (con la velocidad de la surfeada, imagínate).
Ahí está el culpable. En medio y medio, y solo viéndolo cuando el golpe era obvio e insalvable, un trozo de muro (ladrillos con cemento) atravesado y oculto por el oleaje hasta el último momento.
En fin, mala suerte. Pero estos sucesos te hacen ver que uno no se puede emocionar y, por seguro que parezca un desembarco, hay que tener prudencia.

Allí hice otro par de amigos :)

Finalmente, una observación de qué sucede en este tramo de costa.

La costa va erosionándose y los terrenos que en su día estaban a cierta distancia del borde, poco a poco se vuelven inseguros.